La Cruz, una demostración dramática

La cruz es, ante nuestros sentidos entorpecidos por la transgresión, una demostración dramática, impresionante, de un amor infinito que estuvo escondido en el corazón de Dios desde las edades eternas.

En la cruz se ve con meridiana claridad el contraste entre el pecado y la virtud, entre el egoísmo y el amor abnegado, entre la justicia de Dios y los engaños de Satanás, entre el amor de Jesús por la raza humana y el odio insensato de aquellos mismos que vino a salvar.

Pedro señaló esto en su discurso de Pentecostés a muchos que habían sido testigos presenciales de la muerte del Salvador. Al oír esto se compungieron de corazón y dijeron: Varones hermanos, ¿qué haremos?

El Señor usa de tales demostraciones a causa de nuestras limitaciones como seres humanos. Jesús podría haber muerto en el jardín de Getsemaní, y su muerte habría sido tan válida como su muerte en la cruz en lo que se refiere a nuestra salvación. Pero ¿quién lo hubiera entendido?
¿Cómo podrían los hombres tener fe en algo que no entienden?

Pero la sabiduría de Dios quiso que el amor indecible de Jesús cruzara caminos con el odio asesino inspirado por Satanás. Ese odio estaba destinado a desanimar a Cristo de su misión. El enemigo usó cada cañón de su artillería para destruir la obra del Salvador. Pero lo único que logró fue poner en alta evidencia el contraste entre el bien y el mal. Un reino fue destruido en la cruz. No el reino de Jesús, sino el de Lucifer. La batalla cruel duró nueve horas: tres en el Getsemaní y seis en la cruz. El sol se ocultó sobre el Calvario en pleno mediodía, hubo un terremoto y el Señor agonizaba sin que escapara una queja de sus labios, sino más bien el ruego: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen.” Todo esto fue visto y oído por muchos, alrededor de la cruz.Todos los ritos, símbolos y figuras de la Biblia tienen por finalidad el ayudarnos a entender el plan de la salvación de Dios. Dios no necesita de un juicio formal, con la presencia de miles de millares de ángeles para saber quién se salva y quién se pierde. Pero lo ángeles necesitan ver el juicio para entender lo que está escondido en el corazón de Dios. Así también la cruz es necesaria para que nosotros entendamos. Jesús podría habernos salvado sin la cruz, pero lo permitió así para que su amor fuera más claro a nuestro entendimiento.Podríamos decir, a modo de ilustración, que la cruz es el amor infinito de Dios, traducido al lenguaje de los hombres.

__________________

Letras de Amor y Fe necesita de tu ayuda para poder continuar ayudando. Considera una modesta ofrenda para el sostén de este ministerio.

Puedes enviar tu donativo en forma de cheque o giro a:

Carlos Perrone

P. O. Box 31214

Spokane, WA 99223

United States

O también usando de tu tarjeta de crédito en mi cuenta de PayPal. 

Enlace:

 https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=NYSUJZ35DEHVC

¡Muchas gracias!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s