Tengamos paciencia

El Señor ha prometido volver. Nada es tan claro en las Escrituras como la promesa de su venida y de un mundo sin pecado ni dolor. Llamamos a esto “la bienaventurada esperanza.”

Esta promesa nos trae paz, por cuanto nos hace ver que el mal tendrá fin y con él todas sus tristes consecuencias. Por ella entendemos que Dios es justo al par que misericordioso. Sabemos por ella que el universo, más allá de este mundo triste, no es un temible misterio, sino la creación de un Dios amante y la habitación del perfecto amor.

No sabemos cuándo esta promesa se cumplirá. El Señor nos dice que será pronto. Pero nos preguntamos: ¿Cuán pronto es pronto? Las señales nos muestran claramente que aquel día se acerca. Nuestra fe se afirma al contemplar el cumplimiento de la profecía. Pero el día y la hora siguen estando bajo la sola potestad del Padre.

Entretanto tenemos la presencia del Consolador como de un compañero capaz de aliviar el dolor más intenso y de iluminar la noche más oscura. Su presencia hace real la presencia de Cristo en nosotros. Nos rodea de una atmósfera celestial. Nos levanta cuando caemos. Nos da un anticipo del cielo. En esta presencia divina nos movemos confiados y felices, fortalecidos para cumplir nuestro deber y soportar nuestras pruebas. Con su compañía tendremos un deseo cada vez más intenso de estar en la tierra nueva y de no ver más dolor.

Pero queda todavía una obra por hacer: advertir al mundo entero acerca del fin de los tiempos y mostrarles a Cristo como el Camino, la Verdad y la Vida. El Señor no vendrá hasta que el Evangelio haya llegado a cada alma. Entonces vendrá el fin.

“Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía”. Santiago 5:6-8

__________________

Letras de Amor y Fe necesita de tu ayuda para poder continuar ayudando. Considera una modesta ofrenda para el sostén de este ministerio.

Puedes enviar tu donativo en forma de cheque o giro a:

Carlos Perrone

P. O. Box 31214

Spokane, WA 99223

United States

O también usando de tu tarjeta de crédito en mi cuenta de PayPal. 

Enlace:

 https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=NYSUJZ35DEHVC

¡Muchas gracias!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s