La Ignorancia Voluntaria

Si podemos pensar en un mal mayor que otro, éste es, seguramente, el de la ignorancia voluntaria.

En mi experiencia de cristiano y pastor me he encontrado una y otra vez con personas que me dicen: “No nos hable de Dios, por favor, no queremos oír.”

“La Biblia es un libro peligroso–suelen decir–le pone a uno la cabeza loca.” Se sienten fuertemente impresionados por las verdades bíblicas que reprenden sus pecados y les da miedo oír. Y el terror del juicio los pone locos.

“Estos ignoran voluntariamente que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste,  por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua.

“Pero los cielos y la tierra que existen ahora están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos.” (2 Pedro 3: 5-7.)

Estos ignorantes voluntarios no quieren saber que Dios es el Creador de todas las cosas, que todas las cosas están bajo su control y que un día destruirá todas las cosas. No quieren saber que Dios tiene autoridad sobre ellos y que un día los llamará a juicio. No quieren pensar que son responsables de sus actos ante un Dios Santo y Justo. Son ignorantes voluntarios. No quieren saber.

¡Duro trabajo echan sobre sus espaldas estos ignorantes voluntarios! Se han propuesto ignorar lo que es tan claro a sus propios ojos como la luz del día ¿Cómo pueden ignorar al Dios amante que les habla en el aire, el sol y la lluvia?  ¿Cómo ignorar su voz en rumor del arroyo y el canto de las aves? Dios nos habla de muchas maneras todo el día. ¡Penosa carga ha de ser el cerrar los oídos a su voz que nos habla de continuo y los ojos a su luz que resplandece por doquiera!

Pero el día del Señor vendrá para ellos como ladrón en la noche, porque prefirieron y decidieron ignorar el tiempo de su venida. ¡Líbrenos el Señor de convertirnos en ignorantes voluntarios!

__________________________

Letras de Amor y Fe necesita de tu ayuda para poder continuar ayudando. Considera una modesta ofrenda para el sostén de este ministerio.

Puedes enviar tu donativo en forma de cheque o giro a:

Carlos Perrone

P. O. Box 31214

Spokane, WA 99223

United States

O también usando de tu tarjeta de crédito en mi cuenta de PayPal. 

Enlace:

 https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=NYSUJZ35DEHVC

¡Muchas gracias!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s